top of page
  • Foto del escritorIMPACTO DIGITAL INFORMATIVO

El BCE ve “probable” empezar a recortar los tipos de interés a partir de verano

Lagarde enfría las perspectivas de los mercados, que apostaban por una primera bajada en marzo

El Banco Central Europeo (BCE) empieza a superar ya los tabúes del último año al empezar a esbozar un calendario para las bajadas de tipos de interés. La presidenta de la autoridad monetaria, Christine Lagarde, aseguró este miércoles que es “probable” que la institución decida rebajar el precio del dinero a partir de verano. Se trataría de la primera bajada después de un ciclo de diez subidas consecutivas, que dejaron las tasas en el 4,5%. Las principales bolsas europeas abrieron con pérdidas al considerar que esos primeros movimientos se producirán más tarde lo esperado.


A punto de guardar silencio ante la reunión de la semana que viene del BCE, los miembros del Consejo de Gobierno han ido dirigiéndose a unos mercados que preveían bajadas de tipos incluso en marzo. La bajada de la inflación, que ha sorprendido a los halcones, y las pobres perspectivas de crecimiento, que abren la brecha con Estados Unidos, llevan a los consejeros a plantearse cuándo empezar a sacar a la economía del frigorífico. El alza de precios de diciembre se situó en el 2,9%, todavía por encima del objetivo del BCE del 2% pero por debajo de las expectativas de los mercados.


Hasta ahora, Lagarde siempre había evitado pronunciarse sobre las especulaciones del mercado. En esta ocasión, ha respaldado a quienes creen que este año arrancará la senda bajista de los tipos. Sin embargo, ha expresado sus “reservas” ante la amenaza de que la inflación pueda repuntar.


De hecho, las tensiones en el Mar Rojo han complicado de nuevo el comercio mundial. A pesar de que los precios de la energía siguen a raya, el precio de los fletes sí se ha disparado. “Estamos diciendo que dependemos de los datos y todavía hay cierta incertidumbre y hay algunos indicadores que no están anclados en el nivel en el que nos gustaría verlos”, sostuvo la francesa en una entrevista a Bloomberg.


El BCE quiere observar, de hecho, cómo se han trasladado las presiones inflacionistas a los salarios y los márgenes empresariales. Y en concreto, si las empresas han podido absorber esos incrementos después de haber aprovechado las subidas de precios para hacer crecer sus beneficios. Por ello, los consejeros se han esforzado hasta ahora a que los mercados asuman que las bajadas no serán tan inmediatas como creen.


El economista jefe del Eurobanco, Philip Lane, sostuvo el sábado en una entrevista con Corriere della será que la reunión de junio, en la que habrá nuevas previsiones de los economistas, será clave para el descenso que en los próximos meses debe emprender el BCE. En el otro extremo, el gobernador del Banco de Austria, Robert Holzmann —habitualmente el más duro entre los halcones— dijo que no veía bajadas este año.


Números rojos en las bolsas

Lagarde se situó este miércoles más cerca de su economista jefe, pero lejos de los mercados, que siguen viendo recortes en los próximos dos meses. “No ayuda a nuestra lucha contra la inflación”, afirmó la francesa. También el gobernador del Banco de los Países Bajos, Klaas Knot, criticó esa ansia de los inversores por un menor precio del dinero.


“Los mercados se están adelantando, está bastante claro, y el problema para nosotros es que al final eso podría volverse contraproducente”, afirmó en una entrevista con la CNBC.


Si bien Lagarde señaló el camino hacia las bajadas de tipos, esa demora se trasladó a los mercados. El Eurostoxx 50 caía este mediodía alrededor del 1% y todas las principales plazas europeas seguían esa misma senda. La deuda soberana también se encarecía: el bono alemán a diez años se situaba en el 2,24%, mientras que el español tocaba el 3,19%.

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page