top of page
  • Foto del escritorIMPACTO DIGITAL INFORMATIVO

La natalidad cae un 2% en 2023 y registra un nuevo mínimo histórico


El año pasado nacieron en España 322.075 bebés, tres cuartas partes de los que nacían hace diez años



Los datos provisionales facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la cifra de bebés que nacieron el año pasado confirman lo que los demógrafos llevan tiempo pronosticando: que la natalidad española no solo está en mínimos sino que va a seguir cayendo en los próximos años. 


Durante 2023 se estima que hubo un total de 322.075 nacimientos en España, la cifra más baja de la serie histórica del INE, que comienza en 1941. El retroceso es de un 2% con respecto al año anterior y de más del 24% respecto a 2013. Es decir, que nacen tres cuartas partes de los bebés que nacían hace una década. 


Y la caída es más acusada en algunos territorios. En Melilla y Ceuta nacieron, respectivamente, un 19% y un 12% menos bebés que en 2022. La caída también fue superior al 10% en Castilla-La Mancha, del 9% en La Rioja, del 5% en Castilla y León y Navarra, de más del 4% en Aragón y del 3,3% en Catalunya. Sólo en Madrid y Extremadura nacieron el año pasado más niños que un año antes.


La disminución en el número de nacimientos se ha visto acompañada de un retraso en la edad de maternidad en los últimos años. Muestra de ello es que el número de nacimientos de madres que pasan de los 40 años ha crecido un 19,3% desde 2013, y el año pasado ya representaban el 11% de todos los alumbramientos. Y el de madres de más de 50, que el año pasado creció otro 12%, se ha más que triplicado en una década: de 82 contabilizados en 2013 se ha pasado a 288 el año pasado.


Por contra, cada vez son menos los nacimientos de mujeres menores de 25, que suponen el 9,4% del total y se han reducido un 26% desde 2013.


La mortalidad se redujo

Las estimaciones del INE indican que el año pasado también se redujo el número de defunciones.  Durante 2023 fallecieron en España 435.331 personas,  un 5,8% menos que en 2022. 


La mortalidad solo aumentó entre los menores de 4 años (un 1,7%), mientras que se redujo casi un 11% entre las personas de 85-89 años y más del 6% entre los que pasan de los 90. 

La mortalidad fue a la baja en todas las autonomías, aunque los mayores descensos con respecto a 2022 se dieron en Ceuta (-10,9%), Aragón (10,6%) y País Vasco (8,4%)


Un saldo vegetativo negativo

Con estas cifras de natalidad y mortalidad, el saldo vegetativo de la población española en 2023 volvió a ser negativo en 113.256 personas. Por comunidades autónomas, las mayores diferencias entre nacimientos y defunciones se registraron en Galicia (-18.701), Castilla y León (-16.270), Andalucía (-13.544) y Catalunya (-13.384). En cambio, Madrid registró un aumento natural de población de 4.770 personas, Murcia de 729 e Illes Balears de 67.

58 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page