top of page
  • Foto del escritorIMPACTO DIGITAL INFORMATIVO

Rebote económico en Argentina: los motores que traccionarían a la actividad este trimestre

Economistas creen que el crédito y el salario pueden empujar la reactivación durante el tercer trimestre del año. La expectativa del rebote en V pierde fuerza y analistas esperan una recuperación lenta.

La economía Argentina no habría rebotado todavía en junio. A pesar de que así lo vienen sugiriendo el presidente Javier Milei y su ministro de Economía, Luis Caputo, datos preliminares reflejan que la actividad continuó el mes pasado en un “valle recesivo”, tal como describió la consultora Invecq en un informe. Pese a ello, en los últimos días algunos economistas señalaron que la economía tocó piso y confían en que el tercer trimestre dé lugar al inicio de un repunte.


¿Por dónde llegaría esa reactivación? La recuperación del salario real y del crédito podrían apuntalar el rebote en este trimestre.


Salario y crédito, ¿las claves del rebote?


“El cuarto trimestre de 2023 fue de caída, el primer trimestre de 2024 también fue de caída, el segundo trimestre hubo estancamiento, el tercer trimestre el comienzo de la recuperación y el cuarto trimestre ya se consolida la recuperación”, es la previsión que dejó Fausto Spotorno, director de la consultora OJF, en diálogo con Radio Rivadavia. Spotorno, quien hasta este último fin de semana formaba parte del Consejo de Asesores Económicos de Javier Milei, señaló:


“Creo que el crédito va a ser el primer factor que traccione”. En ese sentido, destacó que “los bancos están teniendo disponibilidad de dinero, porque el Banco Central se está retirando del mercado de crédito y el resultado de eso es que los bancos tienen que hacer algo con la plata”


Como segundo factor de tracción, Spotorno mejoró una eventual mejora en los ingresos reales de los trabajadores: “Los salarios ya no están cayendo”, expresó.


En tanto, desde la consultora Econviews sostuvieron en un informe: “Conceptualmente, vemos que hay recuperación de salarios y eso puede empujar el consumo”.


Sin embargo, en ese mismo documento, los analistas de Econviews aclararon: “Como al mismo tiempo hay saltos de precios en consumos inflexibles como electricidad, expensas, educación y otros, no es claro que la recuperación parcial del salario empuje al consumo”.


En referencia al crédito, el estudio de Econviews es algo más optimista: “En los últimos 30 días, el stock de crédito subió 23% nominal, es decir, que más de 17% en términos reales. Ese dinero se gasta en consumir o evitar que el consumo caiga y para las empresas ayuda a reponer stocks, vender a plazo (capital de trabajo), pagar salarios en tiempo y forma y en algún caso (aislado) invertir”.


A modo de resumen sobre estos dos aspectos, Econviews sintetizó: “Según nuestro relevamiento de paritarias y nuestras proyecciones de inflación, el salario real debería seguir creciendo en los próximos meses. No es una gran recuperación y claramente los salarios quedarán bastante debajo de diciembre, pero algo es algo. El crédito no debería parar, a menos que el Banco Central haga algo con la tasa, más allá de la suba de 3 puntos que viene por el efecto ingresos brutos de los pases que no tiene impacto sobre el costo del crédito. Es decir que los motores que juegan a favor deberían seguir jugando”.


Una recuperación que se demora en llegar


“La economía real sigue mostrando signos de una recuperación lenta, luego de la fuerte caída de 2023 y el primer trimestre de 2024″, indica un informe de la consultora Outlier.


Al respecto, el trabajo puntualiza que los primeros datos de actividad correspondientes a junio fueron “suficientemente malos” en términos mensuales e interanuales como para seguir descartando el escenario de recuperación rápida en forma de V. “Siendo optimistas, y mientras no haya novedades por el lado de la flexibilización de los controles de cambios, lo más lógico es esperar una recuperación más lenta con todo lo que eso implica”, advirtió Outlier.


¿Por qué no rebotó la actividad?


  • La consultora FMyA resaltó cuatro factores que explican por qué la actividad económica aún no empezó el rebote:

  • En diciembre y enero, la caída del salario real fue muy fuerte, y recién ahora está empezando a recuperar, pero le falta hacer el “catch-up” con la actividad.

  • El empleo está muy débil, con la tasa de desempleo subiendo 2 puntos porectuales trimestrales a 7,7% en el primer trimestre de 2024.

  • La confianza en el consumidor no empuja, producto en parte de los anteriores dos factores.

  • La incertidumbre constante del rumbo: sobre todo en este trimestre, desde las dudas sobre el capital político, hasta definiciones concretas de a que régimen cambiario (salida del cepo) se quiere ir, y cuándo.

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page